El ejercicio de barrido corporal es un estupendo método de relajación y al mismo tiempo una excelente manera de iniciarse en la meditación mindfulness. Se trata de prestar atención a la respiración, para después ir recorriendo poco a poco todo el cuerpo con la atención, notando cada parte y las sensaciones –o falta de ellas- que entren en la consciencia.
El efecto de calma y bienestar puede apreciarse de forma inmediata, aunque es importante realizar el ejercicio con regularidad para que los resultados se extiendan también a otras actividades del día.
La práctica regular de este ejercicio potencia también la capacidad de introspección, la conexión con el cuerpo y la atención al momento presente, aspectos fundamentales de la práctica meditativa.
Se recomienda realizar este ejercicio tumbado en el suelo sobre una esterilla y tapado con una manta. Si te duermes al realizarlo, lo que no suele ser infrecuente, puedes probar a hacerlo sentado, manteniendo la espalda recta. (A no ser, claro, que la principal motivación sea que te ayude a dormirte).
Es importante no forzar la respiración y mantener una actitud de curiosidad y aceptación hacia nuestro cuerpo y las sensaciones que se puedan producir. Si se producen distracciones, lo que es totalmente normal, simplemente reconducimos nuestra atención al cuerpo, con suavidad y sin juzgarnos.

nuevapsique
nuevapsique

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies