Normalmente cuando no nos gusta algo tendemos a rechazarlo. Pero la mente que rechaza crea división y más conflicto.

Cuando medites, no luches contigo mismo, no intentes dejar de pensar…si hay pensamientos, acéptalos.

Cuando medites no rechaces tus emociones…si hay emociones, aunque sean negativas, acéptalas.

Cuando medites, no te enfades con tu cuerpo…si hay molestias o sensaciones, acéptalas.

Aunque parezca contradictorio, la clave del cambio es la aceptación.

Espero que te guste este vídeo:

nuevapsique
nuevapsique

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies